Senegal es un país donde la religión y la superstición se mezclan a diario. Las creencias y prácticas animistas están muy extendidas entre la población, especialmente en la región de Casamance, y es fácil encontrar amuletos, rastros de rituales de protección o sacrificios realizados a la naturaleza.

El animismo está muy extendido y es fácil encontrar amuletos y rastros de rituales.

La mujer de la foto es la propietaria de la primera casa de dos plantas que se construyó en la zona de la baja Casamance. Según cuentan, en Mlomp estaba prohibido construir casas de más de una planta, y pese a las advertencias de los vecinos, su marido siguió adelante hasta acabarla. En cuanto la casa estuvo terminada, murió por causas que aún se desconocen.

En Mlomp, existe un museo de objetos animistas que se puede visitar por una pequeña contribución. La idea de crear este espacio la tuvo un profesor de Ziguinchor originario del pueblo, que consideró que era interesante mantener y mostrar una parte tan importante de su cultura.

Escribe tu comentario:

mm
Escrito por Juana Alonso Alviz
Asturiana, saltarina y devoradora de mangos. Viviendo en Senegal desde 2011, he desarrollado una peligrosa adicción a las telas WAX y una terrible añoranza por la tortilla de mi madre. ¡Mamá, te quiero!