Cultura

Lucha senegalesa

Procedente del sur de Senegal y practicada desde hace más de diez siglos, la lucha senegalesa es un deporte multitudinario que ha derivado en un auténtico fenómeno social de gran trascendencia en el país, muy superior en relevancia y protagonismo a cualquier otra actividad deportiva.

Desde las versiones más tradicionales –mbappat– a la actual práctica del lamb los luchadores se han convertido en ídolos de masas y suponen

El combate de la lucha senegalesa es mucho más que un combate.
uno de los pocos sueños de éxito, dinero, reconocimiento y futuro para algunos jóvenes del país. Ataviados con el taparrabos tradicional o mbap y distintos amuletos o xons, se enfrentan en la arena con sus cuerpos inmensos y la magia que sus respectivos brujos, los marabouts, articulan a base de conjuros para debilitar la fuerza del contrario.

Combate
La jornada de cada luchador comienza con ejercicios para prepararse mentalmente y rituales que le ayuden a dar lo mejor de sí mismo. Los marabouts ponen en práctica su magia, se colocan los amuletos, comen el plato tradicional…, y un poco antes del combate, salen de casa rodeados de sus seguidores que cantarán su nombre hasta el estadio.
Comienzan los bailes de ambos combatientes apoyados por otros luchadores de la curia y por sus  
fans, hasta dar paso a la lucha cuerpo a cuerpo. Los dos combatientes tendrán que mantenerse dentro del espacio delimitado ya que salirse más de 3 veces significará la derrota. El combate continúa con diversas estrategias y movimientos para desestabilizar al contrario y hacerle caer en la arena y cuando esto suceda, el árbitro, acompañado de los gritos de las gradas, anunciará el ganador.
lucha senegalesa © Javier Acebal
Le Roi des Arènes
El Rey de las Arenas es el título que consigue el mejor luchador del país. Cada año se celebra el gran combate entre el Rey de las Arenas actual y el que aspira a arrebatarle el trono. Alzarse con la victoria no sólo significa dinero sino reconocimiento, fama y admiración por parte de todo el país.

Durante el tiempo que dura el combate Senegal enmudece: no hay ruidos en las calles, no hay gente paseando ni vendedores en las esquinas; todo el mundo está pendiente del combate y desean, con gran expectación, que su luchador favorito gane el torneo este año.

La victoria significa dinero, reconocimiento, fama y admiración.

Eventualmente, uno de los luchadores cae y la calle se vuelve alegría, gritos y trompetas. Los seguidores del ganador se lanzan a los balcones a cantar su nombre, y la fiesta continúa hasta que se quedan sin voz.

 La vida de un luchador
Sin embargo, no todo es gloria en la vida de los luchadores: los entrenamientos son duros y las victorias muy cortas. La presión social a la que están sometidos, el esfuerzo personal, la incertidumbre y el miedo a la derrota son otros aspectos humanos de los luchadores que no se contemplan entre la gente.

El libro Nadie Invicto, de Cova álvarez y Javier Acebal, recoge en palabras e imágenes un recorrido posible a través de las horas previas al combate de un luchador senegalés, a partir de los recuerdos, los sensaciones, los rituales, los movimientos y la magia que preceden al enfrentamiento. Una perspectiva más íntima y personal de lo que se ve y lo que no se ve.

Puedes descargar gratis la versión digital o comprarlo impreso y recibirlo en casa desde la web de Blurb.

nadie-invicto-ebook-portada-600x374

Espero por la magia. Casi mediodía y aún a solas dentro del calor lento y continuo de todos los días, ese calor que aplasta los cuerpos contra el suelo de las calles. Fuera el murmullo de los rezos se funde con el de los eternos regateos y se cuela por cada grieta de la habitación, mezclándose con los vuelos en espiral de las moscas y su zumbido turbio. Sentado en el suelo bajo las aspas detenidas del ventilador, estiro mi mano para acariciar el charco de luz que entra por la ventana, abierta como una herida al sol naranja y salvaje de Dakar. Cova Álvarez
También te puede interesar: