¿Quién es Lusmore Dauda?

Lusmore Dauda @ Foto de David PalacinDesde sus inicios como dibujante Lusmore Dauda (Palma de Mallorca, 1972) encontró en las realidades sociales más olvidadas su mayor referencia e inspiración. Algunos de sus trabajos han servido a ONG, proyectos educativos y campañas de sensibilización. Ha conocido la mejor versión del ser humano en lugares que otros califican como ‘no recomendados’ o ‘subdesarrollados’. Prueba de ello son las historias y personajes que ha dibujado en sus cuadernos de viajes creados ‘in situ’ sobre el polvo del camino. Es un apasionado de Latinoamérica y más aun de África occidental, donde vive desde hace algunos años.

En este artículo presentamos su última exposición de ilustraciones con historia textual y visual, que ha sido mostrada a lo largo del 2015 en el Festival du Sahel, en el Instituto Francés de Ziguinchor y en el Festi-Kolda. Además, debajo de la galería encontrareis la entrevista que le realizaron en Kolda, donde explica sus objetivos y su trayectoria.

Galería  imágenes a tamaño completo
Ilustraciones y textos
Ciudadanos del mundo.


Ciudadanos del mundo

No creo que haya que tener una gran habilidad con el dibujo, en realidad, la técnica de mis trabajos es básicamente la empatía. Intento mirar a través del corazón como si fuera el objetivo de una cámara y retratar a las personas y las situaciones que puedan servir para despertar una reflexión o dar un poco de luz a realidades olvidadas. Este dibujo es un homenaje a los pueblos y a la diversidad de sus músicas que nos permiten viajar y descubrir la riqueza cultural del mundo. Por encima de las políticas y de las fronteras mezquinas que intentan separar a los ciudadanos del mundo


A pesar de todo, mujeres libres.

A pesar de todo, mujeres libres

El secreto de un buen dibujo de estas características no es la técnica, sino la relación que se establece entre dibujante y protagonista, esa relación, sin duda, también quedará reflejada. En Zanzíbar, por las callejuelas de la ciudad de piedra, mujeres jóvenes visten con el “bui bui”, túnica musulmana que resalta sus bellos rostros. En sus andares dejan escapar gestos y miradas cargados de alegre seducción. A cada instante surge un cruce de miradas entre lo misterioso y lo prohibido. Por el laberinto de callejas, laberinto de pasiones.


A mayor dificultad, mayor actitud positiva. Dauda
A mayor dificultad, mayor actitud positiva

En medio del bullicio del mercado de Sololá (Guatemala), me saluda Miguel desde abajo con una dignidad de rascacielos: “¿Qué hay, compadre?”. Y me habla de la importancia de la alegría y de la hermandad entre las personas. No es un caso aislado, en muchos lugares he conocido personas que sufren dolores y graves discapacidades físicas; y todas ellas guardan un don común muy especial: regalar a su paso una lección de vida.


Derecho a una infancia.
Derecho a una infancia

Musa, de ocho años, es un niño de la calle que se busca la vida con algunos trabajillos y pidiendo comida en los restaurantes. Me permitió que le acompañara durante un día entero por las calles de su vida. Este dibujo refleja tal vez el momento más especial de ese día, tras él hay esta pequeña historia. Cada atardecer, Musa sube a una azotea y espera pacientemente el momento en que el cielo azul se tiñe de negro; es cuando miles de cuervos kungurus reaniman el vuelo. Para Musa es la señal que anuncia el final del día, el momento de correr en busca de un lugar donde instalar su cama de cartón. Mji Mkongwe (Zanzíbar).


Josefina; mujer, madre y campesina.
Josefina; mujer, madre y campesina

Siempre me ha sorprendido la fuerza de las mujeres, las mujeres trabajadoras, las mujeres madres, las mujeres luchadoras en todos los sentidos. Este dibujo de Josefina vendiendo en el mercado de San Cristóbal de las Casas (México). Muestra su cansancio por las grandes distancias que camina a diario desde su comunidad, así como el agotamiento por las largas jornadas de trabajo a las que se enfrentan muchas mujeres madres. Pero también habla de su lucha por otro mañana más digno para los que vienen. Su bebé no pierde la oportunidad de jugar con sus trenzas, rodeado de los frutos de una tierra generosa.


Pedacitos de Africa.
Pedacitos de África

Cuando viajo, me fijo principalmente en el paisaje humano. Y cuando dibujo intento mostrar a los protagonistas en el contexto social que los envuelve, en esa relación suelen surgir conflictos como David contra Goliat. Este dibujo lo hice horas después de conocer a Mamadou, trabajando bajo el frío y el agua nieve en una calle de Roma. En el original le acompañaba esta frase: “Como piezas de un puzle roto, pedacitos de África andan dispersos por Europa”.


Que en mi familia se pueda estar.

Que en mi familia se pueda estar

Miguel, alias ‘El Piraña’, tiene 11 años y anda varado por las calles de Tegucigalpa (Honduras). Un buen día, cambió su bote de pegamento por la ilusión de una feria. En sus ojos, las luces de las atracciones toman un verdadero sentido; una sonrisa fugaz pero verdadera que guiará su camino. Este dibujo forma parte del proyecto de educación en valores Lupita Mundi. En este trabajo situé el punto de vista en los pies de los protagonistas como parábola de su situación.


Los olvidados más olvidados.
Los olvidados más olvidados

En muchos países del continente africano existe un fenómeno extendido de personas con graves trastornos psicológicos que viven en la calle, enfermos mentales que no reciben ningún tipo de ayuda y por lo general son tratados cruelmente y de forma deshumana. El original de este dibujo se lo regalé al protagonista de esta historia. En Mbeya, Tanzania, conocí a Lupo, un curioso personaje que se pasaba el día recogiendo papelitos y bolsas de plástico de las calles. Cuando alguien le daba dinero, lo rechazaba de inmediato tirándolo al suelo. Muchos niños y mayores lo tomaban por tonto y se reían a su costa. Pero Lupo lo tenía claro. Decía a regañadientes: “El dinero no es un papel bueno porque engaña a la gente”.


Jalila contra los prejuicios y apariencias.
Jalila contra los prejuicios y apariencias

A veces soy como una especie de fotógrafo que dibuja, observo y espero el momento adecuado, el instante en que la imagen se componga de una acción y de varios elementos. Eso ocurrió con este dibujo. Jalila es una vendedora de frutas en el barrio de Al Matariya (El Cairo), y al contrario de su apariencia cubierta con una especie de ‘niqab’, es una mujer muy abierta y con un gran sentido del humor. El dibujo también muestra la forma ingeniosa en la que transportan a los niños pequeños sobre los hombros. Y, aunque no lo parezca, es bastante confortable y sobre todo deja las manos libres a las madres para seguir trabajando.


Musa y Sadi, el derecho a un nombre. Dauda
Musa y Sadi, el derecho a un nombre

Me gusta pensar que mis dibujos logran escapar de esa cadena industrial de imágenes estereotipadas que no suelen respetar un mínimo de dignidad de las personas retratadas. Me gusta pensar que si lográramos cambiar pequeñas creencias y algunas palabras, el mundo podría transformarse fácilmente. En ese sentido, hace tiempo que borré de mi mente la palabra pobre. Demasiadas veces se recurre a cifras y estadísticas para hablar del fenómeno de los niños de la calle y pocas veces llegamos a conocer las historias y los nombres de sus protagonistas. En la imagen, Musa y Sadi, dos niños que viven y juegan en las calles de Arusha (Tanzania).

Entrevista para la exposición “L’illustrateur d’historires humaines”

¿Qué transmite la exposiciónL’illustrateur d’histoires humaines?

“Esta expo gira en torno a 10 historias que sugieren mensajes de reflexión. Los dibujos y textos de esta pequeña muestra quieren dar luz a historias de personas anónimas y desconocidas que podemos encontrar cada día en las calles de África o América Latina. Creo que el mensaje puede ser revelador porque surge de la propia actitud de los personajes ante las dificultades de la vida, de la fuerza de su ejemplo para poner del revés muchos de los clichés y prejuicios que damos por buenos. En definitiva son historias de realidades invisibles y olvidadas que aportan una pequeña lección de vida, e invitan a observar nuestro entorno más cercano con otra mirada”.

¿Có25,12,2015mo surgió esta exposición?

“Surgió de una forma inesperada, a partir de que Planeta Futuro, EL PAÍS publicó una muestra de dibujos y textos de mis cuadernos de viaje, una de las personas que lo vio y se molesto en leerlo fue el director del Festival du Sahel, que me llamó y me propuso realizar una exposición para la edición del 2015. El festival cubrió los costes de edición e impresión, y una vez finalizado me hicieron entrega de la exposición con la intención de que continuara exhibiéndose especialmente en Senegal y en África del Oeste”.

¿Qué objetivos busca ahora la exposición?  

Es una  iniciativa que le gustaría encontrar el apoyo institucional y los medios económicos suficientes para hacer llegar la exposición y su mensaje a  muchas escuelas y barrios de Dakar. Y en una segunda fase a escuelas  de diferentes regiones de Senegal”.

¿De recibir apoyos se ampliarán los contenidos?

“El contenido actual de la exposición, recoge tan solo una pequeña muestra.  Por supuesto, si se sumaran apoyos  y medios  se podría ampliar y dotar de más contenidos y temáticas”.

¿Qué acogida y respuestas ha recogido en su andadura?

“Precisamente es la buena acogida y respuesta por parte de público y organizadores en las  exhibiciones y en los talleres realizados hasta la fecha, lo que ha animado a seguir empujando esta iniciativa para intentar sumar apoyos y  seguir mostrándola en muchos sitios”.

¿Podías compartir algunos comentarios u opiniones que has recogido?

Expo Lusmore Dauda a Ziguinchor (Senegal)En esta exposición se puede encontrar la respuesta a múltiples desafíos que asaltan al mundo contemporáneo, los mensajes que se expresan en la obra de Lusmore Dauda, son en esencia valores de humanismo”  Seydou Wane (Director de Festi-Kolda)

 ” Lusmore Dauda me ha permitido emprender un viaje por la filosofía, la antropología, la geografía, la pedagogía, y especialmente a través de la sabiduría universal.  Esta exposición ofrece grandes mensajes de paz y de aceptación del otro” Diéwo Guéye (Escritora)

 “Lusmore Dauda descubrió el arte en contacto con las calles. En sus obras, se proyecta lo cotidiano desde una lectura transformadora donde nos descubre lo mejor de de la humanidad. Donde otros hablan de subdesarrollo y pobreza, él nos muestra una mirada nueva” Flore M´bongo (Directora de Alliance Franco-sénégalaise de Ziguinchor)

¿Podías comentarnos algunos aspectos técnicos de la exposición?

“Es una expo muy sencilla de carácter itinerante, adaptable a todo tipo de espacios,  especialmente espacios al aire libre o en la calle directamente. Los contenidos se han imprimido en un soporte de lona, un material resistente a la intemperie. A su vez consta de una estructura de hierro desmontable que da soporte estable a las lonas. La exposición contiene un total de 11 lonas, una lona central de 6mx130 con el texto explicativo, y diez lonas que reproducen los dibujos ampliados  en diferentes medidas”.

Más datos sobre el autor:

LUSMORE DAUDA

David García de Echave, Palma de Mallorca 1972.

Sus historias dibujadas visibilizan realidades olvidadas desde una mirada  próxima y de reconocimiento hacia quienes viven en situación de injusticia. Su estilo sugerente revela una mirada sin fronteras resultado de haber transitado por las calles de medio mundo.  Su trabajo tiene multitud de ramificaciones, desde la ilustración en prensa (PLANETA FUTURO, EL PAÍS, ETHIC, 7MAGAZINE) en campañas de sensibilización y ONG (ALIADAS, LUPITA MUNDI) en la pintura mural (BIENAL DAK´ART, FESTIVAL XEEX) en la edición (EL VIAJE DE SOULEYMANE, TAKATUKA EDITORIAL) y en el ámbito pedagógico a través de talleres y exposiciones itinerantes.

Algunos enlaces del autor en Planeta Futuro, El País

 

Contacto
Lusmore Dauda
(+221) 77 247 38 97
lusmoredauda@hotmail.com
http://www.linkedin.com/in/lusmoredauda/

 

Escribe tu comentario:

Escrito por Juana Alonso Alviz
Asturiana, saltarina y devoradora de mangos. Viviendo en Senegal desde 2011, he desarrollado una peligrosa adicción a las telas WAX y una terrible añoranza por la tortilla de mi madre. ¡Mamá, te quiero!